JAROMIR NOHAVICA

sobre él |novedades |conciertos |discografía |otra producción |contacto


TEXTOS -
Españolas

 

CUANDO MAÑANA AL ALBA /Zítra ráno v pìt

Traducción: Jana Dušková

 

 

 

 

Cuando mañana al alba me lleven al paredón,

por última vez me tomaré un vodka a mi salud,

me quitaré la venda de los ojos

para ver el cielo

y luego recordaré, amor mío,

tu cara.

 

Cuando mañana al alba venga el cura a verme

le diré que se ha equivocado,

que no tengo ganas de irme al cielo.

Viví como viví y así seguiré,

y el cáliz que me espera hasta el fondo beberé.

 

Cuando mañana al alba el teniente grite “fuego”,

lamentaré los años que no te besé.

Antes de sentir el dolor me despediré del sol

y luego, amor mío, me dará pena dejarte aquí sola.

 

Cuando mañana al alba vayas a lavar la ropa 

y a trabajar al campo de trigo, yo estaré en el paredón.

Echa entonces la leña al fuego y oculta tu tristeza.

 No me olvides, por favor.

¡No olvides y vive!

 

 

 

CUANDO LA PALME /Až to se mnu sekne

Traducción: Jana Dušková

     

Cuando por la mañana me ponga los zapatos negros de papel,

cuando hasta mi santa se entere de que no voy al curro,

cuando salga una larga procesión de dolientes

hacia Ostrava-Silesia desde el Puente de Sikora..

Cuando la palme

será bonito,

bonito, agradable y bonito,

cuando definitivamente la palme.

 

Para que todos tengan claro que la gente me ha querido,

que el gulash esté fuerte, las mujeres tristes y la música no desafine,

yo siempre he odiado las chapuzas

y no quiero sufrir una en la tumba.

Será bonito,

bonito, agradable y bonito,

cuando definitivamente la palme.

 

Algunos lo pasan tan mal al morir que uno no sabe qué hacer,

si ayudaría una manta o el calor de una joven.

Si yo pudiera elegir querría una muerte rápida, fulminante,

que me muera igual que el viejo Magdoò.

Será bonito,

bonito, agradable y bonito,

cuando definitivamente la palme.

 

La única cosa que no sé es si fumar cigarrillos Sparta o Start,

ya que allá arriba no me gustaría destacar,

en cualquier caso me llevo una botella grande de ron

ya que el ron nunca hace daño

si se toma con cuidado.

Será bonito

bonito, agradable y bonito,

cuando definitivamente la palme.

 

Ya sé que no existes, Dios, pero por si existieras

ponme en el cuarto donde esté Loyza Miltag.

Loyza y yo fuimos a primaria juntos,

y trabajamos en la mina juntos,

pues así también acabaríamos esto juntos.

Será bonito,

bonito, agradable y bonito,

cuando definitivamente la palme.

 

Cuando por la mañana me ponga los zapatos negros de papel,

cuando hasta mi santa se entere de que no voy al curro,

dará igual si he hecho o no todo lo que he querido.

Mi vida podía haber sido peor,

no ha estado mal.

Cuando la palme..

Dará igual si he hecho o no todo lo que he querido.

Mi vida podía haber sido peor,

no ha estado mal.

Cuando la, .. la, la la, la, la lala

la la la la, la

 

 

 

DARMODEJ

Traducción: Elzbieta Bortklewicz Morawska, Jana Dušková

 

   

 

Ayer por la ciudad pasó,
caminó por la calle mayor.
Ayer por la ciudad pasó,

por la ventana le vi.


El tañido de su flauta
a campanas sonaba,
y hubo en él un llanto eterno,
un tono largo y bello.


De pronto me di cuenta
de que era Él.
Era Él.

Salí a la calle
a medio vestir,

en los contenedores de basura

las ratas se ajetreaban

y en las camas calientes
había amores y desamores,

los cuadros familiares

se movían silenciosamente.


Y yo quería la respuesta
a mis preguntas.
Mis preguntas.

Na na na na…

Alcancé a ese señor, le agarré por su abrigo
de piel de serpiente,
el aire frío me golpeó
y él se giró.
Sus ojos llenos de cuervos
y cicatrices en la cara,
heridas en el cuerpo,
y de pronto comprendí
quien era ese extraño señor,
ese señor.

Cuando por fin me acerqué a él
vi que temblaba de miedo,
en la boca tenía la flauta
de El Bosco.


Círculos en el agua, 
la hoz de la luna arriba,
como mi conciencia
cuando vomita en el wáter.


Y de repente comprendí:

Era Él, Darmodej.
Mi Darmodej.

Mi Darmodej,
vagabundo del sino y del amor,
de día se esfuma
y vuelve en el sueño al caer la noche.

 
Mi Darmodej, el mal maravilloso,    

lleva veneno bajo la lengua,
cuando vende a domicilio

agujas con diccionarios.

 

Ayer por la ciudad un hombre pasó:
el vendedor ambulante,  

pero ya no volverá,       

se desangró por el camino.

Me llevé su flauta               

que a campanas sonaba  

y hubo un lamento en ello,
un tono largo y bello,
y de pronto comprendí
que yo... era Él.
Yo era Él.

 

Vuestro Darmodej,
vagabundo del sino y del amor,
de día se esfuma
y vuelve en el sueño al caer la noche.

 
Vuestro Darmodej, el mal maravilloso,    

llevo veneno bajo la lengua
cuando vendo a domicilio

agujas con diccionarios.

 Na na na na…


Yo, vuestro Darmodej,

vagabundo del sino y del amor,
de día se esfuma
y vuelve en el sueño al caer la noche.

 

 

 

DE LA CIUDAD DE TESIN  /Tĕšínská

Traducción: Tereza Halasová

 

   

 

Si hubiera nacido hace 100 años

en esta ciudad

en el jardín de los Larisch cogería flores

para mi novia.

 

Mi novia sería la hija del zapatero

de la casa de los Kamiñskich, por allí, de Lvov,

la amaría y la mimaría

unos doscientos años.

 

Viviríamos en Sachsenberg

en la casa del judío Kohn.

La joya más bella de Tesin

sería ella.


Hablaría polaco y un poco checo,

un par de palabras en alemán y reiría bello.

Una vez cada cien años sucede un milagro,

sucede un milagro.

 

Si hubiera nacido hace cien años

sería encuadernador de libros,

trabajaría de cinco a cinco donde Procházka

y siete zlotych cobraría.
 

Tendría una mujer bella y tres hijos,

tendría alrededor de treinta años y sería sano.

Toda una vida delante,

todo el precioso siglo XX.
 

Si hubiera nacido hace cien años

en otra época,

en el jardín de los Larisch cogería flores

mi amor, para ti.
 

El tranvía subiría cruzando el río,

el sol levantaría la barrera de la frontera

y de las ventanas saldrían aromas

de comida de fiesta.
 

Por la tarde sonaría de la case de Mojzese

una antigua melodía,

sería el verano del mil novecientos diez,

por detrás de la casa correría el río.

  

Lo veo como si fuera ahora, yo feliz,

mi mujer, los niños y el cielo de Tesín.

Afortunadamente el hombre nunca sabe

qué le espera.

 

 

 

EL COMETA  /Kometa

Traducción: Jana Dušková

   

Vi un cometa,

por el cielo navegaba.

Quería cantarle

pero se me desapareció.

Desapareció como una cierva en el bosquecillo

en los ojos sólo me quedaron

unas moneditas amarillas.

 

Escondí las moneditas en la tierra

debajo de una encina.

Cuando llegue la próxima vez

nosotros ya no estaremos aquí.

¡Ya no estaremos, ay, orgullo vanidoso!

 

Vi un cometa,

quería cantarle

 

sobre el agua, la hierba, el bosque,

sobre la muerte

con la que reconciliarse

no se puede.

Sobre el amor, la traición, el mundo

y sobre toda la gente que ha vivido

en este planeta.

 

En la estación astral

tintinean los vagones.

El señor Kepler

empezó a escribir las leyes celestiales.

Estaba buscando,

hasta que los encontró

en los prismáticos astronómicos,

los secretos

que ahora cargamos en los hombros.

 

Grandes y eternos

secretos de la naturaleza:

que sólo de un humano

otro humano nace,

que la raíz y las ramas

se unen en el árbol.

 

La sangre de nuestras esperanzas

viaja por el universo.

 

Vi un cometa,

era como un relieve

de las manos de un artista

que ya no está vivo.

Escalé al cielo

quería palparlo.

La vanidad me quitó la ropa

hasta dejarme desnudo entero.

 

Como la estatua de David

de mármol blanco

allí me quedé, y miré,

miré hacia arriba.

Cuando llegue la próxima vez

ay, orgullo vanidoso,

nosotros ya no estaremos aquí

pero otro le cantará.

 

Sobre el agua, la hierba, el bosque,

sobre la muerte

con la que reconciliarse

no se puede.

Sobre el amor, la traición, el mundo.

 

Será una canción sobre nosotros

y el cometa.

 

 

 

EL PASADO  /Minulost

Traducción: Elzbieta Bortklewicz Morawska

 

 

 

Como cuando en la noche de pronto alguien llama a la puerta,
igual la voz de tu pasado detrás de la esquina te espera
con zapatos de piel, ropa que te suena, el pelo como el tuyo.
Te sigue lentamente, renqueando, hasta que te alcanza.


Heme aquí, dirá:                                               

piénsalo bien,
déjame entrar,
si me conoces bien.
Soy tu pasado.

En el bolsillo desde hace tiempo llevas un pañuelo anudado,
pero lo que tenías que comprar se te fue de la mente.
Todo aquello que perdiste de paso el humo se lo esfumó.
Nada será devuelto aunque lo lleves en tu equipaje.
 

Heme aquí, dirá:                                            

piénsalo bien,
déjame entrar,
si me conoces bien
Soy tu pasado.

Los árboles altos, la hierba menuda, en el prado la maleza.
El tranvía rojo a Koñczyce te recordará aquel pañuelo.
Solo te queda esa cabeza altiva que resistió tormentas.
Los cocheros que te llevaban hace mucho que murieron.


Heme aquí, dirá:                                           

piénsalo bien,
déjame entrar,
si me conoces bien.
Soy tu pasado.


No da peras el olmo, ni de la ortiga crece el bosque.
Llega el tiempo de comer lo que ayer dejaste.
Almendras saladas y uva dulce en la miel bañada.
Estás sentado en la mesa y él te sirve la comida.

Heme aquí, dirá:                                              

Piénsalo bien,
déjame entrar,
si me conoces bien.
Soy tu pasado.


Haz la cama, que se acueste él, y tú a su vera.
Vendrán a verte los que fueron y ya no están aquí
porque recuperada la memoria sus nombres volverán.
Te despertarás al alba y él, como un gato dormido.

Heme aquí, dirá:                         

piénsalo bien,
déjame entrar,
ya me conoces bien.
Soy tu pasado.

 

 

 

EL VAQUERO   /Hlídaè krav

Traducción: Tereza Halasová

   

Cuando era pequeño mis padres me decían

estudia bien,

cuando crezcas serás doctor en derecho.

 

Un doctor se sienta en lugar seco,

gana un buen dinero y se toca las narices,

pero yo les contesté: ¡Quiero ser vaquero!

 

Quiero tener un gorro con borla arriba,

comer castañas, lavarme en un barreño,

desde por la mañana y durante todo el día

cantar y cantar:

pam pam padam pam padá dam
pam pam padam pam padá dam
pam pa da da dam pa da da da-ám.


Por Navidad me compraban montones de libros

pero lo que quería saber no se lo saqué,

en ningún lugar encontré cómo se cuidan las vacas.

 

Preguntaba a los mayores y preguntaba a todos,

todos me miraban como un saco de pulgas,

todos me preguntaban cuidadosamente por mi salud.

Quiero tener un gorro con borla arriba,

comer castañas lavarme en un barreño,

desde por la mañana y por todo el día

cantar y cantar:

pam pam padam pam padá dam
pam pam padam pam padá dam
pam pa da da dam pa da da da-ám.

 

Hoy ya soy mayor y sé lo que sé,

muchas cosas no debo y otras sí

y cuando estoy muy triste me tumbo en la hierba húmeda.

 

Con las manos cruzadas bajo la cabeza

miro arriba al cielo azulado

donde entre las nubes corren mis vacas manchadas.

 

Quiero tener un gorro con borla arriba,

comer castañas lavarme en un barriño,

desde por la mañana y por todo el día

cantar y cantar:

pam pam padam pam padá dam
pam pam padam pam padá dam
pam pa da da dam pa da da da-ám.

 

 

 

İBAILA!  /Zatanèi

Traducción: Jana Dušková

 

   

 

İBaila, querida mía, baila para mis ojos,

baila y mete un cuchillo en mi espalda!

İQue tu vestido, amor mío,

que tu vestido en el suelo acabe,

que tu vestido, amor mío ,

de repente desaparezca!

 

İBaila como se baila alrededor del fuego!

İBaila como un barco en el agua!

İBaila como el sol entre las naranjas!

İBaila y luego ven a mí!

 

İPon tu palma, querida mía,

pon tu palma en mi pecho,

pon tu palma en mi pecho descaradamente!

İAbraza, amor mío, abraza mi cintura,

abrázala firmemente y sé mía!

 

Antes de que el nuevo día empiece,

amor mío, antes de que empiece,

sacia mi hambre.

Baila, amor mío, para mis ojos hambrientos,

baila y yo tocaré para tí.

 

 

 

ÍCARO  /Ikarus

Traducción: Tereza Halasová

 

 

 

Y me pones mal, me pones todavía peor,
la navaja se me partió por algún lugar de la manicura,
me quito las cejas con pinzas
hasta que me convierta en payaso Ferda,
quien quiera me dará un golpe
y yo estaré en patio borracho con Markéta.

Soy libre como Ícaro,
de las alas se me cae la cera
y abajo parpadea Rusia,
más allá Europa
y yo soy el dueño de mi vida,
es sábado
y abajo la gente como puntos
blancos, negros, amarillos, árabes, también judíos,
los que son ciegos y los que ven
entre ellos se odian.

Es así.
Los días que escribía treinta SMS diarios
pasaron, encontraré antes la aguja en el pajar
que a los restos del coraje para dejarse ofender,
eres fría como un cubito de avecrem,
que cualquiera se compra por un par de coronas
y después despacio traga junto al garaje.


Soy libre como Ícaro...

En los bastidores del drama barato es difícil enfadarse con papá
por llevar los bolsillos del revés
y sin diferenciar saludar a todos: ¡Buenos días!
Es difícil dibujar a mamá con progreso azul
cuando la noche es un dibujo y de la infancia nos llevamos
con Jakub Arbes nuestras depresiones pesadas de pasillo
después del baile.

 

Soy libre como Ícaro...

 

 

 

JESUSITO  /Ježíšek

Traducción: Tereza Halasová

 

 

 

Puse agua a hervir, encendí el gas,

puse café negro molido en la taza,

puse el LP número tres de Queen,

encendí en el árbol de Navidad la vela de más arriba.

 

En las paredes juegan sombras negras,

no las coges, no las pillas,

es vano cuando sufres,

los villancicos son perennes

¿y tú, Jesusito, todavía duermes?

 

Todo el mundo espera la señal de Dios

y él mientras vuela por ahí por la Vía láctea

y abajo en la ciudad detrás de la Casa de las Artes

pasa Santa Claus disfrazado de Abuelo nieve.

 

En las paredes...

 

La habitación huele a cannabis fresco,

del frigorífico saqué la carpa muñeco de nieve,

antes de que se caliente

del balcón a la noche a todo pulmón gritaré:

 

En las paredes...

 

 

 

MICKEY MOUSE   /Mikymauz

Traducción: Jana Dušková

 

   

 

Por la mañana me despierta la oscuridad,

me toco la muñeca

para ver si aún late algo dentro,

si aún tengo suerte

o si ya estoy acabado y tengo los zapatos encerados.

Todas las mañanas el mismo despertar en la nada.

 

No hay nada, no hay cómo, no hay por qué, no hay adonde,

no hay con quién, no hay de qué, cada uno está en sí mismo.

El flaco Don Quijote ensilla a su Rocinante

y Dios es un conductor ciego sentado al volante.

 

Enciendo el teléfono, el contestador lleno de sentimientos de otros.

Las malas noticias llegan como la policía en la madrugada.

Estoy medio despierto en medio del descanso nocturno.

Debería reírme de verdad, pero tengo una sonrisa de Mickey Mouse.

 

¡Haría desaparecer las mañanas!

 

Un buen hombre en la radio pone a Chick Corea:

una gran diversión como en un mausoleo.

En la cola para ver la momia tengo ojeras,

el amanecer tan rosa ya no me conmueve.

  

Me dices algo sobre lo que debemos hacer,

lentamente se enfrían nuestros huecos en la cama,

todo se envuelve en la penumbra.

¿Quién tuvo la culpa

de que el leñador alzara un hacha entre nosotros?

 

Las camas divididas en dos Estados soberanos,

los adornos en las paredes son como los cables en las fronteras.

Nada vendrá con el sueño,

dormir es un dulce desmayo.

Hubo amor en mí,

ahora solo rabia vana.

 

¡Haría desaparecer los cables!

 

Maldita la hora, el momento, ese breve instante,

cuando las cosas no son negras, pero tampoco blancas;

cuando no hay oscuridad, pero aún no se ve nada:

vigilia es el dolor sin la placentera anestesia.

 

Furiosamente me late la ingle y me pica tontamente.

… dormir y no despertar, no tener que pensar en nada.

Apoyado en las rodillas, escucho tus lágrimas,

ya es tarde para vivir y aún pronto para morir.

 

Lo que hubo ayer como si no hubiera existido.

El café se ha terminado y no hay más en el depósito. 

Las cosas que no quieres que pasen, siempre pasan

y el pan con mantequilla cae siempre al suelo por el lado malo.

 

¡Haría desaparecer la mantequilla!

 

Hablas de la esperanza y confundes las palabras

 como satélites espías volando sobre el planeta.

 Quitarse el pijama, eso todavía sería fácil.

  He hablado durante veinte años y ahora ya no tengo ganas.

 

En el poster del baño un cerdito bien alimentado

me hace señas mientras el agua cae para abajo,

todo está dicho y llevado a la fosa séptica,

solo a mí me toca ahora respirar unos momentos.

 

Me toco la muñeca y fuera ya es mañana.

El reloj da los buenos días,

estoy medio despierto en medio del descanso nocturno.

Debería reírme de verdad, pero tengo una sonrisa de Mickey Mouse.

 

¡Haría desaparecer el amor!

 

Por la mañana me despierta la oscuridad,

me toco la muñeca

para ver si aún late algo dentro,

si aún tengo suerte

o ya estoy acabado y tengo los zapatos encerados.

Todas las mañanas el mismo despertar en la nada. 

 

 

 

¡OSTRAVA!   /Ostravo

(Ostrava, una ciudad minera y obrera)

Traducción: Tereza Halasová

    

 

Ostrava, Ostrava,

ciudad entre ciudades, amarga

mi felicidad,

Ostrava, Ostrava

estrella negra sobre la cabeza!
 

Dios repartió

entre otras ciudades toda la belleza,

barcos de vapor en los ríos

y señoras embutidas en satén.

¡Ostrava, Ostrava,

corazón encarnado,

destino sellado!


¡Ostrava, Ostrava!

¿Dónde perdí los ojos

cuando corría hacia ti?

¡Ostrava, Ostrava,

estrella negra sobre mi cabeza!

 

Me llevaran mis piernas

donde me llevaran,

los pájaros en el cielo

solo un camino dibujan.

¡Ostrava, Ostrava,

destino sellado!

 

 

 

QUIERO POESÍA   /Já chci poezii

Traducción: Jana Dušková

 

 

 

Todos me piden un autógrafo o dinero...

¿Por qué nadie quiere hablar conmigo sobre los sonetos de Karel Hynek Mácha?

De verdad no me molestaría

analizar contigo el troqueo de los versos de Mácha.

Pero tú quieres una firma o una foto para tu móvil

y si no te la doy soy muy poco guay.

 

Quiero poesía,

sólo un poco de comprensión,

pero aquí donde vivo

no hay nada de eso.

¿Qué me da la vida?

Solo algo intrascendente.

Mi corazón de Don Quijote

por todo esto sufre bastante.

 

Todos me piden dinero o una foto...

¿Por qué nadie me consulta dónde se puede comprar un remolque?

Quisiera correr en la penumbra veraniega,

inflar sus cuatro ruedas,

engancharlo a los caballos y luego desaparecer en algún lado del extremo sur

dónde se comen plátanos y se bebe Coca-cola.

 

Quiero poesía,

sólo un poco de comprensión,

pero aquí donde vivo

no hay nada de eso.

¿Qué me da la vida?

Solo algo intrascendente.

Mi corazón de Don Quijote

por todo esto sufre bastante.

 

Todos ellos me piden de hecho muy poco:

que todo marche, que vaya bien, que funcione...

pero yo no soy Santa Claus.

Yo no soy un agente de la banca Ceska Kampelicka.

Sin problema te doy veinte coronas para un gulash

y te tiro cien en tu huchita

para todos esos orfanatos,

para África,

para las personas que padecen hambre,

y para las ejecuciones de los políticos,

y la disolución de la OTAN.

 

Pero a cambio de todo esto...

 

Quiero poesía,

sólo un poco de comprensión,

pero aquí donde vivo

no hay nada de eso.

¿Qué me da la vida?

Solo algo intrascendente.

Mi corazón de Don Quijote

por todo esto sufre bastante.

 

 

 

SAN PETERSBURGO   /Petìrburg

Traducción: Jana Dušková

 

    


Cuando desciende la noche sobre los tejados de San Petersburgo

una pena cae sobre mí,

el perro callejero no cogió ni siquiera la corteza

del pan que yo le di.

 

El conde Igor con mi amor se casa.

Junto a una copa de vodka con el revólver juego,

un cuervo en los tejados de San Petersburgo se posa.

İQue el diablo lo arregle todo!

 

En el horizonte vuelan las aves ciegas.

En el resplandor de la aurora,

mi alma es una amplia estepa.

Tus días están contados.

 

Nada en el mundo se iguala a mi dolor.

Tú tienes la culpa, ¡Nadezhda Ivanovna!

Tú tendrás la culpa cuando mañana me encuentren

con un agujero en la sien.

 

 

 

SARAJEVO

Traducción: Jana Dušková

 

     

 

Por las llanuras balcánicas

sopla un viento malo.

Lo poco que teníamos

el agua se lo llevó.

Como aves migratorias, como vencejos

volamos sobre la tierra

como dos cartas azules.

 

Todavía arde el fuego

y cruje la leña

pero es hora de ir a dormir.

Allí detrás de la colina

está Sarajevo,

allí mañana por la mañana

nos casaremos.

 

El pastor de la iglesia

nos atará por siempre

y la corona de tamarisco

arrojará al río,

el agua navegará otra vez al mar.

Nosotros dos aquí abajo

y el cielo allí arriba.

 

Todavía arde el fuego

y cruje la leña

pero es hora de ir a dormir.

Allí detrás de la colina

está Sarajevo,

allí mañana por la mañana

nos casaremos.

 

Te construiré una casa de piedra blanca,

de madera de roble será.

Que todos sepan que te amo.

La construiré firme

y para siempre allí quedará.

 

Todavía arde el fuego

y cruje la leña

pero es hora de ir a dormir.

Allí detrás de la colina

está Sarajevo,

allí mañana por la mañana

nos casaremos.

 

 

 

 

TENGO UNA CICATRIZ EN EL LABIO   /Mám jizvu na rtu

Traducción: Jana Dušková

 

 

 

Soy demasiado mayor para creer

en la revolución

y mi cabeza grande

casi no puedo esconder en la capucha.

No me gusta cuando se hace

el arroz precocinado

y en el bolsillo de la camisa llevo

una aspirina para los problemas.

 

Según yo lo veo

es poco probable

que pase por el ojo de una aguja

y por el bosque corro de modo que

los lobos no me alcancen.

Y si alguno de vosotros

pregunta por el ángel,

sabed que tengo una cicatriz en el labio

de cuando estaba a mi lado.

 

En mi chaqueta hay cenizas

y en la corbata hollín,

mis dedos toscos no saben

hacer nudos en la cuerda

y cuando de vez en cuando

me saltan las lágrimas

me las trago enseguida,

y bailo tan rápido

como suena la música.

 

Mis ojos mucho han visto

y mis manos mucho han tenido

y mi corazón se avergonzaba

cuando la fama me llegó.

Y si alguno de vosotros

pregunta por el ángel,

sabed que tengo una cicatriz en el labio

de cuando estaba a mi lado.

 

Hablé con presidentes,

me encontré con asesinos,

desnudo vine al mundo

y desnudo me iré.

A los quince vi como los tanques rusos

 pasaban a mi lado,

y a los cincuenta dejé

que una gitana me adivinara el futuro,

y antes de que me acepte San Pedro

me gustaría

inclinarme ante los poetas checos .

Y si alguno de vosotros

pregunta por el ángel,

sabed que tengo una cicatriz en el labio

de cuando estaba a mi lado.

 

En París leí la versión rusa de L´Humanité

y de la Biblia entendí hasta ahora solo las frases simples

y en Nueva York cogí un herpes de las cucharas de plástico,

pero el mejor café está en el supermercado Hypernova en „U Rybièek“.

En el tute echo el as de triunfos al descarte

y me gustaría ver

como el Baník vence al Barça.

Y si alguno de vosotros

pregunta por el ángel,

sabed que tengo una cicatriz en el labio

de cuando estaba a mi lado.

 

Algunas personas son de antojos extraños,

pero yo, mi amor, sigo queriéndote igual:

cuando echas los boletus en la cebollita

y cuando alzas el dedo como varilla dirigente.

Y aunque a veces me siento tentado

de ir a un lugar y tú al otro,

las cosas malas

por las buenas olvido.

Y si alguno de vosotros

pregunta por el ángel,

sabed que tengo una cicatriz en el labio

de cuando estaba a mi lado.

Estaba a mi lado.

 

 

 

TODAVÍA TE ECHO DE MENOS   /Ještì mi scházíš

Traducción: Jana Dušková

 

   

 

Todavía sueño contigo.

Todavía no me eres indiferente.

Todavía me despierta por la noche

una sensación extraña.

Todavía me quito los zapatos

para no manchar

nuestra nueva alfombra en la sala.

 

Todavía te echo de menos,

todavía no me he acostumbrado

a que no estés llegando,

a que no vengas,

a que el timbre no suene,

a que las puertas no se abran,

a que simplemente estés con otro.

Todavía te echo de menos,

todavía te sigo echando de menos.

 

Todavía hay en el espejo un aliento,

una huella borrosa

de tus labios,

y en cada rincón, como un diablo,

el duende cojo Adalbert.

 

Todavía te bebo en el café

y te desayuno en el pan blanco,

todavía estás en todas las cosas.

 

Todavía te echo de menos,

todavía no me he acostumbrado

a que no estés llegando,

a que no vengas,

a que el timbre no suene,

a que las puertas no se abran,

a que simplemente estés con otro.

Todavía te echo de menos,

todavía te sigo echando de menos.

 

 

 

TÚ ME PREGUNTAS   /Ty ptᚠse mĕ

Traducción: Tereza Halasová

 

 
 

Sentados en sillones mitad a mitad,
llenos de titubeos,
entre mano y mano una mesa por medio,
sentados en sillones mitad a mitad
y la luna ondea en las cortinas.

El silencio colgado junto al techo
tiene alas de murciélago,
la noche salta de la zanja,
el silencio colgado junto al techo
en un vaso endrinas recoge.

Tú me preguntas
y yo te pregunto a ti,
los dos callamos,
porque pocas palabras hay en el mundo.
Tú me preguntas
y yo te pregunto a ti,
cada uno en otra lengua
en otro planeta.

Miradas cara a cara
y a la oscuridad la atraviesan rayos,
los lobos bajan por la ladera,
miradas cara a cara
y ya no hará buen tiempo.

Palabras que no nos diremos
vuelven no dichas,
mendigos en feo traje,
las palabras que no nos diremos
son pájaros muertos.

Tú me preguntas...


Clavamos las espuelas al caballo
para que salgan disparados
y el fruto rojo de serba,
cuando le clavamos al caballo las espuelas
se convierte en granos de arena.

Sentados en una habitación
con una flor en el lavabo,
el campo de Slavkov después de la batalla,
sentados en una habitación
y contamos los caídos.

Tú me preguntas...


traducciones de los textos
       Polacas
       Ingleses
       Alemanas
       Españolas
       Italianas
       Húngaras